Make your own free website on Tripod.com
fiebre amarilla
novedades
archivo
del 23 de octubre al 24 de noviembre del 2000


logo   

Noticias del 23 de octubre al 24 de noviembre del 2000


Los titulares anteriores


Viernes 24 de Noviembre:

Imparable, el Tigre va por el título

Al mejor estílo stronguista, la garra fue determinante para definir un partido muy corrido. Dos goles de Vidal Gonzáles y uno de Daniel Delfino le dieron la victoria a The Strongest en el cotejo que jugó anoche frente a Wilstermann por tres goles a uno. El equipo atigrado volvió a lucir como equipo bastante compacto, con una sólida defensa y un ataque ambicioso. El equipo cochabambino, que buscó la marca y presionar al rival en todos los sectores, mostró sus mejores atributos en el medio terreno.

Las proyecciones de Percy Colque, el trabajo ordenado de Richard Rojas y la inspirada tarea de Daniel Delfino marcaron la diferencia a favor del dueño de casa. A los 24 minutos del primer tiempo tras una magnífica combinación colectiva, Daniel Delfino anotó de cabeza el primer tanto. El gol obligó al equipo valluno a apurar las acciones e hizo méritos para llegar al empate. Percy Colque a los 30 minutos salvó sobre la línea un remate de Carlos Cárdenas y el mismo delantero a los 36 minutos falló el remate cuando se encontraba solo frente al portero Marco Barrero.

Mejoró la producción atigrada en el segundo tiempo, porque aceleró las acciones. Adrián Alvarez se convirtió en un factor desequilibrante con sus toques rápidos y precisos, provocando problemas en la defensa de los aviadores. A los 12 minutos otra acción colectiva permitió a Gonzáles anotar tras pase de Oscar Sánchez, pero el árbitro anuló el gol por posición adelantada de éste. Pero el goleador Gonzáles encontró la revancha a los 20 minutos cuando anotó el segundo tanto, tras culminar una magnífica gestión personal de Daniel Delfino. El tercer gol también fue logrado por Gonzáles a los 29 minutos aprovechando un centro de Ronald Gutiérrez. La goleada parecía estar en camino, pero dos minutos más tarde y tras un tiro libre ejecutado por Pedro Guiberguis, permitió a Marcelo Carballo anotar con golpe de cabeza.


Lunes 20 de Noviembre:

La era del Tigre comienza: otra vez, se vió un Siles aurinegro

La paternidad aurinegra en los superclásicos de este nuevo siglo se afianza. Es el tercer clásico consecutivo (un amistoso y dos oficiales) que The Strongest vence y este en especial constituye un gran resultado para las aspiraciones atigradas de llegar a la Copa Libertadores y, porqué no, al título liguero.

En el primer cuarto de hora, un susto. Cueto remató violentamente y la pelota pasó besando el palo izquierdo y los pies de Daniel Blanco, que no llegó a empalmar en inmejorable posición. A partir de ese momento, el Tigre obligado por las circunstancias y sacando el valor agregado a su capacidad, tomó las riendas del compromiso administrando mejor el balón. Esta predisposición hizo que la línea de volantes progrese en vocación ofensiva, donde Percy Colque impuso su clase para transitar libremente por el sector derecho y dejar mal parado a Algarañaz de los rivales, aunque tuvo dificultades para culminar las jugadas al centrar de forma dificultosa. Delfino, luego de ser atendido por el cuerpo médico alrededor de 8 minutos, ingresó nuevamente en acción y su remate casi sorprende a Maltagliati, quien se desubicó por la trayectoria que hizo el balón en dirección al arco. Fue a los 28 minutos.

La mejor opción para los atigrados se presentó en el minuto 43, cuando Vidal Gonzáles bajó el balón con la cabeza para Chávez y éste frente al portero desperdició la apertura de marcador. El complemento se tornó más intenso debido a que ambos elencos buscaban desnivelar las acciones. Sin embargo, los tigres tomaron la delantera con un juego mejor hilvanado entre el medio campo y la ofensiva. Este trabajo encontró su recompensa y en una esplendida jugada de conjunto entre Gutiérrez, Gonzáles y Delfino terminó con el remate de este último que pegó en la mano de Sandy. El árbitro no dudó en cobrar la pena máxima. Oscar Sánchez se puso frente al balón y su remate, que se transformó en gol, fue anulado por el juez. En la repetición, el propio "Cabezón" asumió nuevamente la responsabilidad y con disparo suave, a media altura, y cambiando la dirección del arco, venció a Maltagliati.

Después del tanto, los aurinegros cedieron la iniciativa al rival que, por su ineficacia y falta de categoria, no hizo mucho para siquiera amenazar con empatar el encuentro. The Strongest, con esta victoria, se halla de escolta del líder del torneo y con amplio panorama para seguir su camino hacia la Copa Libertadores de América.


Verguenza nacional -- un alerta a las "autoridades"

Matutino La Razón: "Luego del gol de Oscar Sánchez, los policías hicieron reventar un gas lacrimógeno en la curva sur, poniendo en apuros no sólo a los miembros de la barra atigrada, sino a otros espectadores, entre ellos niños y mujeres, quienes pasaron malos momentos." Cuál fue el motivo de la intempestiva agresión a los espectadores de la curva Sur? Nadie lo sabe. Ironicamente, "cuando Daniel Delfino recibía atención médica cerca de la curva norte, la barra de esa tribuna hizo reventar peligrosamente un petardo cerca de donde el jugador era atendido..." Qué hizo la policia en esa instancia? Nada. Dejó que todo pasara como si nada hubiese ocurrido.

Los hechos ocurridos en este último clásico lo demuestran: los uniformados no solo ignoran verdaderos actos de violencia, sino que también promueven enfrentamientos (entre las barras y contra ellas) al lidiar de manera distinta -- lease "discriminar" -- con las actitudes efusivas de uno y otro grupo de simpatizantes. Una cosa es combatir a la violencia, otra muy distinta es acudir a ella para supuestamente frenarla. Es decir que ellos, los de verde, pueden hacer lo que quieran mientras su intención de "detener brotes de violencia" los justifique. Muy mal, toda una verguenza nacional.


Lunes 6 de Noviembre:

Despachando al león, que venga la academia

The Strongest sumó su tercer triunfo consecutivo al derrotar a Real Santa Cruz por 5-2 en partido que significó el debut de Jorge Habegger como su nuevo entrenador. El cambio de actitud y la modificación táctica en el descanso cambiaron la cara a un Tigre que estaba perdiendo luego del primer tiempo y finalizó el partido con una goleada tranquilizadora. El equipo atigrado comenzó como una tromba. A los dos minutos ya ganaba con un gol de Daniel Delfino que aprovechó un rebote en el golero Hugo Suárez. Pero los locales se confiaron, trataron de impresionar a su nuevo técnico y empezaron a jugar con lujos y muchas imprecisiones. Dos errores seguidos de los defensores Brian Daza y Oscar Sánchez posibilitaron los tantos de Chiorazzo, quien a los 34 y 39 minutos puso a Real Santa Cruz como sorpresivo ganador.El equipo visitante no había hecho mucho por ganar, se dedicó a defenderse en su sector con varios hombres y se encontró con dos goles que eran un premio exagerado a su apatía ofensiva.

En el complemento, Jorge Habegger cambió el sistema de juego del equipo gualdinegro: de una línea de cinco defensores, pasó a jugar con cuatro defensores. Juan Carlos Ruiz ingresó para marcar la punta izquierda, Percy Colque se adelantó por el mismo sector y Adrián Alvarez y Juan Carlos Ríos fueron incluidos para fortalecer el medio campo. El resultado fue notorio, The Strongest jugó uno de los mejores segundos tiempos del torneo, superó a su rival en todos los sectores y marcó cuatro goles que lo llevaron al triunfo. La regularidad de Ronald Gutiérrez, la técnica de Juan Carlos Ríos y los toques de Adrián Alvarez (cada vez mejor) fueron las claves del triunfo aurinegro. A los dos minutos del segundo tiempo, Vidal Gonzales falló un penal y a los 10 minutos fue expulsado Ricardo Martínez de Real. Oscar Sánchez se reivindicó de su error y a los 16 minutos con un remate desde fuera del área, que se desvió en Zapata, logró el empate transitorio. Cuatro minutos después y en la mejor jugada del partido (con cinco toques seguidos), Vidal Gonzales anotó el tercero. A los 35, Doyle Vaca convirtió de cabeza el cuarto. Y en el minuto 40, Adrián Alvarez rubricó su buena actuación con la quinta diana.


Jueves 2 de Noviembre:

Se quebró la mala racha de visitante

The Strongest acabó con el invicto de Real Potosí, en sus partidos de local, con un categórico 5-3. Vidal Gonzáles abrió la goleada con un gol madrugador a los 24 segundos de iniciado el partido. Cuando se jugabán los 22 minutos Cristian Reynaldo empató para Real. Así terminó la primera etapa. Oscar Sánchez, de tiro libre, anotó el segundo gol atigrado a los 11 minutos del segundo tiempo. A los 18 minutos, ante un error del arquero Padilla de Real, Daniel Delfino con remate fuerte consiguió el tercer gol del Tigre. Real descontó a través de Reynaldo a los 75 minutos.

En los minutos finales, The Strongest mostró un juego inteligente, con ataques bien generados por la dupla Gonzáles-Delfino. Es así que en el minuto 37 del segundo tiempo, Vidal Gonzáles, aprovechando una habilitación de Alvarez, marcó el cuarto gol. Un minuto después con remate de larga distancia Natalio Dofigni, con la complicidad de Diego Corso, descontó para Real Potosí. Cuando el partido expiraba, González cerró las cifras al anotar el quinto gol aurinegro, tercero de su cuenta personal.


Lunes 30 de octubre:

Un tributo a la perseverancia

La garra de antaño, una vez más, reescribe la historia con letras de oro. Esta vez, la víctima fue Blooming, que la sacó barata y pudo haber salído mal parado, goleado del encuentro de no haber sido por la falta de suerte del ataque aurinegro.

Cuando el árbitro se encontraba con el silbato en la boca a punto de tocar para dar por concluido el partido, apareció el goleador Vidal Gonzáles para mandar el balón al fondo del arco y así viabilizar la victoria de The Strongest sobre Blooming por la mínima diferencia. El Tigre hizo méritos para sacar a flote un encuentro complicado, pero el notable rendimiento del portero celeste, Carlos Arias, que tuvo en los palos y travesaño a sus principales cómplices, y la inefectividad de los atigrados, echaron por la borda sus intentos de adelantarse en el marcador.

La primera sensación de gol se produjo al minuto 16 segundos del lance, cuando el hábil lateral volante, Percy Colque, desbordó por la izquierda, metió un centro, y Daniel Delfino le pegó de primera y el esférico se estrelló en el travesaño. A los 16 minutos, una nueva carga gualdinegra no pudo ser capitalizada, luego de que Adrián Alvarez sirviera un tiro libre a la cabeza de Doyle Vaca y que mando el balón a milímetros del parante derecho del guardavallas. Tres minutos después, Percy Colque nuevamente puso en apuros al portero oriental que se esforzó para enviar la pelota al tiro de esquina.

En contrapartida, el rival decidió esperar en el fondo y salía al ataque cuando las circunstancias se lo permitían, aunque éstas fueron escasas porque The Strongest se había adueñado del fútbol. Antes del primer cuarto del partido, el volante de contención, Carlos Durán, estuvo a punto de inaugurar el marcador con un violento remate de aproximadamente 30 metros, pero el travesaño se interpuso en el camino del balón y el grito de gol se quedó ahogado en la garganta de toda la hinchada atigrada. Sin embargo, la mejor ocasión de anotar llegó a los 30 minutos a cargo de Gonzáles, que quedó sólo frente a Arias pero remató alto. Luego en el minuto 36, un cabezazo de Paz García pegó en la base del poste derecho del arquero Arias.

El triunfo vino al minuto 91, cuando Oscar Sánchez desbordó por la derecha, colocó un centro y Coelho desvió para Vidal, quien en medio de dos defensores remató al centro y venció a Arias, causando el estallido general en las tribunas del Siles. Una victoria que le permite al Tigre mantener intactas sus posibilidades de llegar a la Copa Libertadores de América.


La magia del Tigre

Una vez que concluyó el partido, salió del cubículo, alzó la mirada y se encontró con Juan Carlos Ruiz, ambos corrieron y se confundieron en un abrazo. Hugo Kempes, luego del saludo, le pidió que le regale su camiseta -a esto respondió Juan Carlos- "te la doy a la salida". El ex-ayudante de campo atigrado, Hugo Kempes, lleva en la sangre los colores oro y negro. ¡La magia del Tigre atrapa hasta a los seguidores de River Plate!


Lunes 23 de octubre:

Un punto de oro a falta de tres

Con tres suplentes, The Strongest logró su primer punto de visitante, al igualar a un gol por lado con Guabirá en Montero. El Tigre terminó cediendo un empate que pudo haber sido un triunfo. El partido comenzó con un leve dominio de Guabirá que trató de superar a The Strongest. Los aurinegros se plantaron con orden en la defensa y apelaron a los contragolpes de Delfino y Gonzáles para llevar peligro a la meta rival.

A los 22 minutos, el brasileño Ribeiro de Guabirá fue expulsado por doble amonestación. Cinco minutos después Delfino aprovechó un centro de Luis Caballero y una desconcentración de la defensa de Guabirá, para anotar el primer tanto del partido. La alegría no duró mucho para los gualdinegros ya que a los 29 minutos Lígori marcó el empate. El primer tiempo acabó igualado.

En el complemento, Guabirá volvió a manjar el partido bajo el influjo Lígori y la presencia ofensiva de Ceballos. El técnico aurinegro, Manolo Núñez, hizo algunos cambios tratando de conservar el empate. Primero sacó al volante, Helder Chávez, y puso a un defensor Waldo Quinteros, luego salió Daniel Delfino para el ingresó Adrián Alvarez. El resultado fue un equipo más compacto en la marca, pero menos ofensivo. Guabirá trató de llegar al segundo gol pero se topó con una muralla atigrada que le cerró todos los espacios para llegar a su meta. El equipo local careció de profundidad para definir el partido a su favor y The Strongest defendió con mucha entereza el empate que le sirve para recuperar uno de los tres puntos perdidos en el estadio Hernando Siles ante Oriente.


La picardía de Vidal y el bochorno local

Una vez más, se registraton incidentes durante y después del partido. Un duelo particular se vivió entre Martín Lígori y Vidal Gonzáles, quienes durante todo el juego se insultaron y molestaron mutuamente con palabras y gestos irreproducibles. Lo cierto es que el atigrado--bravo Vidal!--llevó a su juego al jugador de Guabirá que a ratos perdió los estribos y pudo ser expulsado. Para mantener la seguridad en un escenario que más parece un chiquero que un estadio, más de 200 efectivos policiales fueron destinados para ejercer el control antes, durante y después del partido. Esta vez la seguridad fue mayor que en otras ocasiones en las que se registraron incidentes: se controlaron los ingresos al estadio para evitar que se introduzca petardos y objetos contundentes. No obstante, hubo algunos inadaptados que hostigaron y agredieron a los aurinegros. La historia, claro está, será muy diferente en el partido de vuelta en La Paz. La venganza es dulce . . .
Fuente: La Razon

novedades

N
O
V
E
D
A
D
E
S

_____
H
I
S
T
O
R
I
A

_____
E
Q
U
I
P
O

_____
H
I
N
C
H
A
D
A

hinchada